BREVE HISTORIA DE NUESTRO COLEGIO

 

Buscando nuevos sitios donde continuar su labor educativa y formadora, nuestras hermanas franciscanas llegan a este distrito de Vallecas en los alrededores del año 1904, ya que son conocedoras de la falta que hace en este barrio su presencia para atender a la educación de las niñas que deambulan por el lugar, sin nadie que las atienda.

 

Con el permiso de la provincial y de la superiora y la ayuda monetaria de la Asociación de Señoras Católicas de Madrid se lanzan a la aventura dos religiosas: Madre Remedios y Madre Margarita. Desde los comienzos tropiezan con multitud de dificultades ya que a sus deberes de atención a sus alumnas se suma el de tener que pedir limosna para poder subsistir.

 

Esta 1ª escuela se bautiza con el nombre de “Ntra. Sra. Del Carmen y Sta. Teresa” en honor a la patrona del barrio y estaba situada en la C/ Melquiades Biencinto. La casa amenazaba peligro por lo que las religiosas deben trasladarse a la C/ María Bosch. De donde deben trasladarse nuevamente a unos antiguos saladeros de jamones.

 

Debido a la poca salubridad del local tienen que dejarlo. Ante tantas dificultades El Consejo General quería abandonar el proyecto, pero las hermanas luchan por continuarlo y se decide adquirir un terreno edificable. Encontraron uno en la C/ Emilio Ortuño, donde sigue existiendo en la actualidad. Era el año 1911.

 

El Consejo General aprobó la compra pero faltaban muchos recursos por lo que una de las religiosas propuso abrir una suscripción para poder pagarlo. El Sr. Obispo Eijo Garay les dio su aprobación junto con 500 ptas. (3 €, que era toda una fortuna en aquel tiempo). El coste del terreno ascendía a 30000 ptas (180 €).

 

Con la ayuda inestimable de la Constructora Agroman que se comprometió a construir el colegio, siendo consciente de la carencia de recursos, y del Banco Hipotecario que otorgó una hipoteca a 50 años, se comenzaron las obras que acabaron en año 1931 con gran alegría para todos pues las religiosas ya tuvieron casa y clases para educar a 500 niñas. La Asociación de Señoras siguió ayudando a las hermanas y estas aumentaron en número hasta 8. El colegio es reconocido como centro de enseñanza primaria: Colegio Divina Pastora.

 

Pero aquí no terminaron las penalidades. El 10 de Marzo de 1936, la casa es asaltada y todos los enseres quemados en el solar donde se encuentra el colegio en la actualidad. Al terminar la guerra el colegio quedó en unas condiciones tan malas que es imposible vivir o dar clase en él, por lo que se pidió y se consiguió de Regiones Devastadas, una cantidad para reconstruirlo y amortizar la hipoteca.

 

En el 42 se terminó la construcción de un edificio de nueva planta para residencia, capilla y clases en la actual ubicación.

 

A partir de ese momento el colegio se va adaptando a las distintas Leyes de Educación y disposiciones ministeriales tanto en lo estructural como en lo personal, sufriendo multitud de transformaciones a lo largo de todos estos años hasta el momento actual en el que es un centro Concertado en Concierto pleno en Educación Infantil, Primaria y en ESO, con una labor significativa en este barrio y con el fin de educar personas buenas, honradas, responsables y comprometidas en la construcción de una sociedad más justa, más pacífica y más solidaria. 

 

  Mª Dolores Borreda