5º domingo de Cuaresma. 7 de abril de 2019

Llegamos al quinto domingo de Cuaresma. La celebración de la muerte y resurrección del Señor están ya a la puerta. Antes de llegar a esa “cumbre de la misericordia” parece que el evangelio de este domingo nos plantea la pregunta definitiva: ¿Hemos dejado que el Señor convierta nuestro corazón en un corazón misericordioso como el suyo?


La medida nos la da nuestra mirada a los demás, a lo que nosotros pensamos que son sus debilidades y pecados. La medida de nuestra actitud misericordiosa la dan nuestros juicios sobre nosotros mismos y sobre los demás.


¿Somos de los que se sienten sin pecado y guardan las piedras que piensan lanzar a los demás? ¿Qué piedras de incomprensión, condena y prejuicios arrojamos sobre los que nos rodean?


Ojalá al final de este tiempo hayamos comprendido que lo nuestro es retirarnos y pedir al Señor que nos perdone, que nos tenga misericordia, que nos dé una nueva oportunidad, como a la mujer del evangelio.


 Haz clic en este enlace para continuar leyendo.